“Eduardo Accastello le dio a Gill los votos que le faltaban para obtener la licencia”

En un escenario de fuerte tensión social, el oficialismo logro aprobar la licencia por otros 6 meses mas del Intendente Martin Gill. La iniciativa muy resistida por los villamarienses, se aprobó en un rápido debate tras la inesperada salida del bloque oficialista “Hacemos por Córdoba” de los concejales accastellistas Daniel López y Juan Carlos Cladera.

A Martin Gill no le hizo falta los votos del PRO, con el que llevo adelante proyectos muy polémicos como el canje de Salón de los Deportes y Plaza Manuel Ocampo para vulnerar la Carta Orgánica de la Ciudad que le impide una nueva licencia.

Anteriormente los ediles López y Cladera habían rechazaron la asunción del decano Pablo Rosso como remplazante de Carlos De Falco en el interinato, tras la ida de Gill a Buenos Aires convocado por el presidente Alberto Fernandez.

En aquella oportunidad, los legisladores accastellistas invocaron el Art 91 de la Carta Orgánica Municipal, señalando las incompatibilidades en el cargo de intendente municipal de villa Maria. Enfatizaron que Rosso debía renunciar en la UTN si quería asumir la licencia.

El Ministro Eduardo Accastello días previos a la sesión, adelanto a Radio Villa Maria que los concejales de su espacio político no avalarían una nueva licencia si previamente no se convoca a elecciones.

Por segunda vez, en muy poco tiempo Martin Gill impuso su voluntad frente Accastello y lo deja nuevamente en una posición contradictoria ante la opinión pública. Anteriormente, ambos competían por el Sillón de Viñas, y por orden del Gobernador Juan Schiaretti el ministro provincial, debió desistir de sus aspiraciones y sumarse a la campaña de Gill intendente.

9 comentarios en ““Eduardo Accastello le dio a Gill los votos que le faltaban para obtener la licencia”

  1. El del medio, Lopez no tiene autoridad moral para ocupar una banca. Hace unos años lo descubrieron sacando crema de diente y desodorante en una farmacia y pasaba los ticket por el Concejo Deliberante.
    Con eso te das cuenta que son unos miserables. Aunque Accastello se quiera reciclar algunos les conocemos todas las miserias. Igual que a la santiagueña, conpraron un piso millonario en pleno centro y se lo cargaron a la vieja que es una pobre jubilada de la minima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *