“Carlos Giliberti califico como “una falta de moral política” la actitud de Martin Gill”

A través de una explicación didáctica, de fácil comprensión, el ex candidato a intendente de Villa Maria, Carlos Giliberti, expreso su punto de vista sobre la situación que vive la ciudad entorno a la polémica licencia de Martin Gill.

“Como ciudadanos resignificamos la democracia en el hecho de ir a ejercer nuestro derecho a votar, nos sentimos respetados como pueblo, ahí tenemos delante personas que se van a comprometer para garantizar el bienestar de una ciudad, una provincia o un país”, dijo Giliberti.

El referente de Somos Villa Maria considero que “En nuestra ciudad hoy nos encontramos tristemente violentados en nuestro derecho, todo el esfuerzo que los antecesores han realizado a fin de construir una ciudad que dé cobijo a los villamarienses, que asegure un servicio de salud barrial, acceso a actividades culturales, una educación en expansión, una estabilidad económica sabiendo que hay un 75% de contribuyentes cumplidores en el pago debería hacer marchar el municipio casi de manera mecánica; hace que sea imposible vernos en la situación que percibimos, la del desamparo y el silencio que nos llena de interrogantes”.

Luego expuso las contradicciones que supone a la Carta Orgánica Municipal una nueva licencia del intendente Martin Gill.

Para empezar, citamos el Art N°91:

Art 91 de la Carta Orgánica de Villa Maria

Siguiendo su exposición, indico: “Si mal no comprendemos el Dr. Martín Gill está ejerciendo un cargo en Gobierno Nacional como Secretario de Obras Públicas de la Nación. Primer punto en el que vemos irregularidades. No obstante, a esta desobediencia, a nuestro parecer, nos topamos con el Art. N°125”

Evaluó “Tras su ausencia el reemplazo del intendente fue electo por el Concejo Deliberante por una mayoría absoluta de 4 votos (Interino incluido). Y como si esto fuera poco existe un impedimento temporario para ejercer la intendencia de más de 180 días lo que es considerado por nuestra Carta Orgánica como permanente, esto devenga indiscutidamente a la convocatoria en treinta días para elegir un nuevo Intendente que complete el período abandonado por el Electo, que sin dudas lo único que ha elegido son sus intereses personales sobre los de los votantes de esta ciudad que habían depositado las esperanzas de un bienestar que se vieron pisoteadas por su ausencia”.

Finalmente solicito que el intendente Martin Gill presente su renuncia y “permita que nosotros gocemos de la democracia que hemos obtenido a través de la lucha y podamos decidir quien nos va a conducir después de esta ausente y malograda gestión”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *