#NoLeDiganViolin| Acoso en el municipio de Villa María: queda firme fallo contra la municipalidad y Carranza

Desde la UTEM- CTAA, informamos que el Tribunal Superior de Justicia de la provincia de Córdoba resolvió que resulta “inadmisible el recurso de casación interpuesto por el codemandado Néstor Fabián Carranza” en la causa en la cual la ex-trabajadora municipal Mónica Marcela Quiero denunció al municipio de Villa María y al dirigente gremial, del SUOEM Villa María, Fabián “Mojarrita” Carranza  por acoso laboral y sexual acontecido entre los años 2007 y 2009.

Carranza (Izquierda) junto al funcionario municipal Rafael Sachetto

Desde la defensa de Carranza se interpuso el recurso de amparo que ahora el referido tribunal señala “inadmisible” señalado, entre otros puntos, que “Los nuevos estándares obligan a garantizar al colectivo de mujeres una protección eficaz contra la discriminación a través de políticas orientadas a prevenir y erradicar este tipo de violencia”.

De esta manera queda firme el fallo emitido por el camarista  de nuestra ciudad, Osvaldo Mario Samuel.

En esa sentencia el juez local señaló que “los hechos relevados constituyen actos de discriminación en primer lugar. Debemos indagar, en carácter de inclusión mental hipotética, en colaboración con la reflexión: ¿si se tratara de un trabajador varón hubieran acontecido los hechos controvertidos? Considero que la violencia laboral se presenta porque Mónica Marcela Quiero es mujer, e identifico acoso laboral o moobing”, agregando que además en este sentido que a la extrabajadora se veía compelida a asistir a actos proselitistas y se le descontaban de sus haberes un porcentaje para un partido político. 

En relación al  acoso sexual, el camarista indicó que Quiero “era sometida a situaciones con connotación sexual que, en el contexto hostil y de incertidumbre respecto a su continuidad en el empleo, como quedó́ explicitado, tiene entidad bastante para encuadrarse como acoso”.

También hizo referencia al daño moral “por sufrir un trato humillante por su condición de mujer y trabajadora precarizada, como por su ideología política, violencia laboral y actos de acoso de los cuales fue víctima”. Por todo ello fijó un monto indemnizatorio que ahora deberá ser actualizado.

Más allá de esta noticia legal, el municipio de Villa María, debería explicar qué hizo con la realidad denunciada por la ex agente municipal, qué pasó con los sumarios a Carranza y si alguna vez se quiso escuchar a la víctima.

También debe plantearse la precarización laboral como una realidad que construye una alta vulnerabilidad en las mujeres que trabajan en el municipio. Desde la CTA, que acompañó a Quiero y sus compañeras, en 2009, cuando hicieron la denuncia pública y, en especial desde la UTEM, que viene apoyando el caso, se plantea la necesidad de terminar con esta realidad, la necesidad de la construcción política claras para la prevención y erradicación de este tipo de conductas violentas.

El fallo del máximo tribunal está firmado por Beatriz Calvimonte el 19 de junio del presente, en plena cuarentena, en la causa “QUIERO MONICA MARCELA C/ MUNICIPALIDAD DE VILLA MARIA Y OTRO – ORDINARIO – OTROS (LABORAL)” RECURSO DE CASACIÓN, 326815.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *